Ahorrar batería del móvil con Greenify para Android

A todos nos ha pasado que con el tiempo, y tras bastantes aplicaciones instaladas en nuestro smartphone o tableta, esa fluidez con la que disfrutábamos los primeros días de uso de nuestro terminal, se perdía.

Una de las maravilla de Android, que después otros sistemas copiaron, y que está desde su primera versión, es la multitarea, es decir, la posibilidad de utilizar a la vez varias aplicaciones, manteniéndolas corriendo en segundo plano.

Ya desde los orígenes de Android, muchas personas veían en esta virtud del sistema operativo un inconveniente, ya que el mantener aplicaciones en segundo plano corriendo supondría un consumo extra de batería, de memoria ram y de datos. Fue cuando nacieron las primeras aplicaciones «Task Killer», o aplicaciones encargadas de matar procesos en segundo plano, es decir, de cerrar por las buenas, aquellas aplicaciones que teníamos corriendo en segundo plano.

Con la evolución de Android, estos «Task Killer» comenzaron a dejar de tener sentido, más cuando fue el propio sistema operativo el encargado de gestionar las aplicaciones en segundo plano, tras una de sus actualizaciones. Fue cuando los «Task Killer» dejaron de ser útil y pasaron a ser aplicaciones sin sentido que consumían recursos y bateria en su inútil intento de matar procesos.

Hoy en día, con la cantidad de aplicaciones que podemos tener instaladas en nuestros smartphones o tabletas, se nos hace prácticamente imposible recuperar esa fluidez de la que podíamos disfrutar los primeros días de uso de nuestro terminal. Y es que todas esas aplicaciones, o muchas de ella, aunque no las estemos usando, se encuentran corriendo en segundo plano en nuestro terminal, con el consiguiente consumo de batería y de memoría ram.

Podemos poner remedio a ello y volver a recuperar esa fluidez sin tener que restaurar los valores de fábrica de nuestro terminal o sin tener que borrar todas las aplicaciones, y podemos hacerlo gracias a una aplicación, Greenify, de la que podríamos decir que es la heredera de esos famosos «Task Killer» de hace años.

 

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que para instalar Greenify en nuestro terminal tenemos que ser root, es decir, haber rooteado nuestro terminal.

Si tenemos rooteado nuestro terminal, podremos bajar e instalar de forma gratuita Greenify desde Google Play. La aplicación dispones de una app de donación al desarrollador.

Automáticamente, tras instalarse, Greenify se pone a funcionar de forma automática, aunque tenemos la posibilidad de controlarla de forma manual.

La forma de funcionar de Greenify es muy simple. La aplicación, al contrario que los «Task Killers», no mata las aplicaciones en segundo plano, tan solo las hiberna, con lo que sin matarlas, las mantiene en segundo plano sin consumir recursos y batería, y dispuestas a ser relanzadas cuando así las necesitemos.

Greenify nos muestra una lista de las aplicaciones que tenemos instaladas y que están hibernando, también nos muestra otra lista de aquellas aplicaciones que nos podría consumir recursos, y por último nos permite seleccionar aplicaciones instaladas para que hibernen, así como desmarcar otras aplicaciones de las que deseemos que corran en segundo plano y no sean hibernadas.

Lo dicho, si quieres recuperar la fluidez de los primeros días en tu terminal, sin sacrificar aplicaciones, y ahorrar batería y memoría ram, Greenify se hace indispensable para cualquier dispositivo Android rooteado.

Te agradezco una valoración de este artículo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario