Nuevas Tecnologías, ¿se pueden convertir en enemigas?

La prevención de riesgos laborales es un ámbito que se encuentra en constante evolución, debido a los cambios que se producen en la manera de trabajar en distintos sectores.

(En el siguiente enlace podrás informarte de todo sobre la prevención de riesgos laborales).

Pero en la actualidad viene absolutamente marcada por el uso de las nuevas tecnologías en el trabajo cotidiano, y por su influencia en la salud laboral.

Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC’s) constituyen una gran ayuda en el trabajo del día a día.

Ya que suponen un acceso generalizado e inmediato a información de todo tipo.

Y a formas de comunicación propias del mundo empresarial.

Pero tal como cabía esperar, estas nuevas tecnologías tienen también sus efectos negativos.

Un fenómeno que se ha venido a llamar tecnoestrés, y abarca tres aspectos distintos: tecnoansiedad, tecnoadicción y tecnofatiga.

El correo electrónico nos abruma, y las empresas toman cartas en el asunto

Entre esos factores de estrés está la utilización del correo electrónico, que se ha incrementado sobremanera a lo largo de los últimos años con la llegada de los teléfonos móviles inteligentes y las tablets.

Tenemos que tener en cuenta también que hoy en día nos faltan métodos válidos para medir el impacto que causa este tecnoestrés en las personas, al margen de algunos test determinados cuya fiabilidad no se ha podido constatar.

Aunque sea de forma un poco lenta, las empresas están comenzando a concienciarse sobre el problema que supone este tecnoestrés.

Tanto para la salud laboral como en la falta de productividad que supone una gestión incorrecta de los sistemas de comunicación interna.

Es por ello que existen ya, por ejemplo, empresas que limitan el número de correos que pueden enviar o recibir sus empleados a lo largo del día.

Otras han apostado por un día sin ordenadores en la semana, fomentando el uso de la escritura tradicional el diálogo entre trabajadores.

Los resultados de estas medidas están resultando muy satisfactorios.

De forma general, la tendencia va hacia la recuperación del diálogo directo, que permitiría acortar los tiempos de resolución de incidencias.

De este modo, bajar el nivel de estrés que puede suponer una bandeja de entrada llena de correos que leer y contestar.

riesgos laborales
Las nuevas tecnologías y la prevención de riesgos laborales

Uso de la Tecnología en la Prevención de Riesgos Laborales

Tú decides si dejarte ayudar por los avances, con un uso responsable

Así pues, queda patente que los efectos conseguidos por las nuevas tecnologías dependen en buen grado del uso que se les dé.

De manera que la moderación y el sentido común deben ser los parámetros que midan su utilización.

Estar conectado en todo momento no es en absoluto aconsejable.

Siempre que se utilicen con sensatez, estas nuevas tecnologías no solo son beneficiosas, sino que aumentan la productividad de los trabajadores.

Lo saben bien los propios profesionales de la Prevención de Riesgos Laborales.

Que en vez de anotar a mano sus observaciones y tomar fotografías con una cámara, pueden utilizar una tablet o un smartphone.

Y así realizar todo este trabajo de forma mucho más rápida y eficaz.

Te agradezco una valoración de este artículo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario