Tarjetas de credito: Precauciones de uso en compras online

por

«De bien nacidos es ser bien agradecidos».

Quiero empezar esta entrada con este refrán, ya que si hace un tiempo critiqué por este mismo medio la dificultad que me ponía Openbank a la hora de activar una segunda cuenta corriente, por este mismo medio quiero dejar constancia de la solvencia del mismo banco a la hora de solucionar problemas derivados con mis tarjetas de crédito en internet.

No hay que decir que a la hora de comprar cualquier producto a través de internet y pagarlo mediante tarjetas de crédito o débito, hay que tener una serie de precauciones básicas, para evitar cualquier tipo de susto.

Fijarnos muy bien donde compramos, que sean páginas de confianza, contrastadas y de buena reputación, que dispongan de teléfono de atención al cliente, que utilicen las pasarelas de pago más habituales y seguras, no dar nunca el pin de las tarjetas, etc.

Yo siempre soy bastante meticuloso a la hora de pagar mis comprar onlines. Si puedo, utilizo siempre Paypal, ya que te da la opción de abrir una reclamación durante los 45 días posteriores si algo ha ido mal, pero hay webs que no aceptan ese método de pago, ya que tiene comisión.

Si debemos utilizar nuestras tarjetas de crédito o débito a la hora de comprar, no está mal tener en cuenta una serie de precauciones, la más importante, registrar en nuestro banco las tarjetas para el pago seguro por internet.

En el caso de Openbank, tanto las tarjetas de crédito como de débito hay que darlas de alta en la opción de pago seguro online, si no, no podremos utilizarlas.

Esta opción consiste en establecer una contraseña para cada tarjeta, así, a la hora de efectuar el pago, la pasarela de pago de la tienda online establecerá contacto con nuestro banco, y será el banco el que nos solicite dicha clave para autorizar el pago, de lo contrario este será denegado.

Además, es importante activar la opción de avisos SMS por el que recibiremos un SMS cuando se realice alguna operación con nuestras tarjetas indicándonos el importe, la hora y día y el lugar de compra.

¿Porqué todas estas recomendaciones de seguridad con tarjetas?

El pasado Lunes, recibí una llamada de Openbank para informarme de que habían bloqueado mi tarjeta al ser informados por VISA de una serie de movimientos sospechosos realizados en el plazo de 15 minutos y en distintas localizaciones, por lo que desde el banco decidieron bloquear el plástico hasta confirmar la veracidad de dichos movimientos.

Según me explicaron, se registro un intento de compra virtual en una tienda de Reino Unido por importe de 9,15€ que fue denegado. Posteriormente, a los 5 minutos, hubo otro intento de compra en otra tienda virtual de Hong Kong por el mismo importe que también fue denegado. Y finalmente, a los 10 minutos, un último intento de compra, esta vez en una tienda física de Australia por importe de 2,10€, también denegado.

tarjetas de crédito
photo credit: credit fever via photopin (license)

Según me explicaron, la sospecha era que habían clonado mi tarjeta de crédito, su número y probablemente sus tres dígitos de control traseros.

Que el delincuente hizo una primera prueba online para ver si era capaz de completar una transacción con ella, que fue denegada pues al realizarla se debe introducir la contraseña establecida por mi para compras online.

El delincuente volvió a probar en otra tienda online con el mismo resultado, por lo que hizo un último intento físicamente que también fue denegado al no saber el pin.

Desde Openbank me tranquilizaron en todo momento, ya que como yo mismo podía observar, no consiguieron sacar nada ni hacer uso de las tarjetas gracias a las medidas de seguridad.

Así que ya sabeis. Comprar por internet no tiene que ser un riesgo si se tienen las medida de seguridad oportunas.

Si no deseas exponer a tus tarjetas a la compra online, siempre puedes utilizar tarjetas recargables para compras online que cada vez más bancos ofrecen a sus clientes. Estas tarjetas las recargas con el importe exacto de la compra y la utilizas como si fuera una tarjeta normal. Incluso bancos como La Caixa la ofrecen de forma virtual, es decir, una númeración y así nos evitamos de tener un plastico más.

Si tu banco no tiene esta opción, siempre puedes optar por Paypal, que ofrece una tarjeta física recargable para compras online. Tiene un costo único de 5€, con el único requisito de utilizarla como mínimo una vez al año.

Desde aquí, dar las gracias a Openbank por la rápida comunicación para informarme de todo lo sucedido, darme las pertinentes y oportunas explicaciones y ayudarme a solucionar el tema.

Gracias.

Te agradezco una valoración de este artículo


Artículos Relacionados

Deja un comentario