144Hz vs 240Hz: ¿Qué tasa de refresco debo elegir?

por

Cuanto mayor sea la tasa de refresco en un monitor dedicado al gaming, mejor.

Sin embargo, si no puedes pasar de los 144 FPS (frames por segundo) al jugar, no necesitas un monitor de 240Hz a menos que quieras un sistema válido a largo plazo.

Ya estés pensando en reemplazar tu monitor gaming de 144Hz con uno de 240Hz o en pasar directamente desde tu viejo monitor de 60Hz a uno de 240Hz, en este artículo te ayudaremos a decidir si los 240Hz merecen la pena.

En resumen, los 240Hz hacen que los juegos de ritmo rápido vayan increíblemente suaves y fluidos.

Pero debes tener en cuenta que pasar de los 144Hz a 240Hz no supone un cambio tan notable como pasar de los 60Hz a 144Hz.

No te ofrecerá ventaja sobre otros jugadores ni te hará jugar mejor, pero sí hará que tu experiencia de juego sea más disfrutable e inmersivo.

Además, si no vas a obtener más de 144 FPS en tus juegos, no hay razón para hacerte con un monitor de 240Hz a menos que también pienses mejorar tu PC.

tasa de refresco
Tasa de refresco en un Monitor

Monitores de 240Hz vs 144Hz

Al comprar un monitor gaming con una alta tasa de refresco, hay factores adicionales que debes considerar, como el tipo de panel, la resolución de pantalla y la tecnología de sincronización adaptativa.

La tasa de refresco de 240Hz está disponible actualmente solo en algunos monitores TN de 1080p, mientras que puedes hacerte con un monitor de pantalla IPS o VA para disfrutar de mejores colores y ángulos de visión.

Además, puedes tener un monitor de 144Hz con una mayor resolución de pantalla para una calidad de imagen mayor, pero también más demandante.

Por último, tienes que considerar si quieres un monitor con tasa de refresco variable, mediante el sistema FreeSync o G-SYNC, o algún tipo de reducción de desenfoque por medio de retroiluminación estroboscópica.

Por fortuna, tanto los monitores de 144Hz como de 240Hz están disponibles con estas tecnologías, lo que también afecta al precio.

Conclusión

Si eres un jugador entusiasta o profesional de FPS, probablemente quieras obtener cualquier mejora en tus partidas, en cuyo caso un monitor de 240Hz merece la pena.

Para jugadores casuales, por otro lado, una tasa de refresco de 144Hz es suficiente con gran probabilidad, especialmente si tenemos en cuenta lo demandante que puede ser jugar en 1080p a 240Hz con unos ajustes decentes.

También puedes considerar hacerte con uno de los monitores que pueden ser overclockeados fácilmente a 165Hz o 180Hz.

Te agradezco una valoración de este artículo


Deja un comentario